La gestión de las Redes Sociales comienza por marcarte un objetivo

¿Hasta dónde quieres llegar? La gestión de las Redes Sociales comienza por marcarte un objetivo

 

El primer paso para conocer qué portal online es el mejor para tu negocio es la evaluación del mismo, ya que no todos los sectores tienen cabida en un ecommerce ni todos los clientes potenciales se encuentran aglutinados en una misma red social. 

 

Existe una falsa creencia de que es directamente proporcional el número de redes sociales en las que un negocio tiene abierto perfil a la cantidad de gente a la que se llega. Es preferible invertir el tiempo, esfuerzo y dinero en una o dos redes sociales donde sabemos que se encuentra nuestro target que estar en todas partes y en realidad, en ninguna.

 

Para tomar una decisión en torno a dónde aparecer y cómo, primero hay que plantearse por qué

 

Las estrategias comerciales que tomamos a lo largo de la vida de nuestras empresas siempre llevan un fundamento, un objetivo detrás que sería la panacea para nuestro negocio y que, para cumplirlo, es necesario tomar decisiones y llevar a cabo un plan perfectamente programado.

 

Cuando nos lanzamos a crear una identidad online (página web, redes sociales, perfiles en portales del sector…) no nos planteamos nada más que ¿Qué foto de perfil me pongo? Un gran error que nos hará trabajar en balde, realizar un gran esfuerzo para no llegar a ninguna parte.

 

Por eso, el primer paso antes de gestionar las Redes Sociales corporativas de nuestra empresa, es pensar qué queremos conseguir con ellas, definir claramente un objetivo general que funcione como titular a una serie de objetivos específicos que vendrán después:

 

  • Aumentar la visibilidad de la empresa
  • Mostrar un catálogo de productos o servicios
  • Lanzar ofertas comerciales de manera puntual
  • Aparecer en el mapa
  • Buscar colaboradores y proveedores
  • Conocer qué se hace en el sector y aportar ideas

 

Dependiendo de quiénes somos, a quién queremos llegar y por qué, llega el momento de tomar una decisión sobre en qué plataforma queremos y tenemos que aparecer. A pesar de ser una decisión importante, no hay que tener miedo a lanzarse. El mundo digital tiene la ventaja de que es posible (y necesario) medir los resultados de todas las acciones que realizamos para saber si vamos por el camino correcto y, en el caso de no serlo, la rectificación no supone grandes costes ni cambios extraordinarios.

 

A pesar de que esta elección requiere un planteamiento mucho más elaborado, a continuación mostramos un listado de las Redes Sociales más utilizadas y cuándo pueden ayudarte a cumplir tus metas:

 

Facebook

 

Aunque la hermana mayor de las Redes Sociales cada vez se lo pone más difícil a las empresas que no quieren invertir en publicidad, su objetivo principal es ser un escaparate para los más de dos mil millones de usuarios. 

 

Además, estos usuarios son en su mayoría, activos en la red, por lo que es fácil para las empresas entablar una conversación con sus clientes potenciales y fidelizarlos.

 

Twitter

 

Esta Red Social es la más inmediata, aquella en la que todo ocurre casi en directo. Gracias a esta inmediatez y a sus hashtags, es fácil mantenerse informado y al día sobre todo lo que ocurre en el mundo en general y en tu sector o en tu zona en particular.

 

Linkedin

 

Crear y fortalecer lazos profesionales es su razón de ser. Una red en la que está permitido hablar de trabajo, conocer empresas que puedan convertirse en partners, publicar vacantes en la empresa o difundir nuevos productos, servicios y noticias relacionadas con tu empresa.

 

 

Instagram

 

Empezó como un punto de encuentro para jóvenes fanáticos de la moda, la belleza y el lifestyle, siguió comiéndole terreno a Facebook encuanto a perfiles personales y hoy en día ya es una de las plataformas más potentes y visuales del mundo digital.

 

Un trampolín para hacer llegar la imagen corporativa a cualquier parte del mundo, mostrar trabajo y mejorar el branding empresarial.

 

Google My Business

 

La red obligatoria para todos los negocios y, en particular, para los comercios. Se trata de una herramienta que no solo sirve para dar información comercial sobre horarios, ubicación y servicios, también favorece el SEO local. De esta manera, dependiendo de su gestión, la ficha de tu empresa puede aparecer en los primeros resultados en buscadores y en Google Maps, el GPS más utilizado a nivel nacional.

 

Define objetivos específicos para elaborar una estrategia

 

 

Una vez que tenemos identificadas las plataformas donde se va a publicar el negocio, el siguiente paso consiste en determinar subobjetivos u objetivos más específicos que se muestren en el Plan de Social Media y en nuestra estrategia digital.

 

Por ejemplo, si hemos decidido aparecer en Redes Sociales para aumentar la visibilidad de la marca y creemos que para ello, lo mejor es crear un perfil en Facebook, ahora toca pensar en las publicaciones. Qué se va a decir y para qué.

 

Muchos empresarios coinciden en la excusa de no tener tiempo para planificar, sino que prefieren ir publicando “al día para ganar tiempo”. Sin embargo, tener una estrategia no solo sirve para ordenar ideas y mejorar los resultados del trabajo realizado, sino que además también ahorra tiempo.

 

La inspiración divina no va a aparecer todos los días a la misma hora para que puedas crear publicaciones ingeniosas, que enganchen al público y que alcancen tus metas. Lo ideal es dedicar un día al mes o a la semana para planificar, crear y programar los contenidos para un periodo de tiempo definido. De esta manera, creando un ambiente adecuado y estando concentrados en ese trabajo, las publicaciones que elabores serán mucho más exitosas.

 

En conclusión, está bien que te tires a la piscina de gestionar tú mismo las Redes Sociales de tu negocio si te ves capacitado para ello, pero primero recapacita, tómate tu tiempo, concreta tu plan y publica con una frecuencia determinada para conseguir que el gran esfuerzo que requiere termine recogiendo sus frutos.

Comments are closed.